Bahidorá, La experiencia de un festival sustentable

Uno de los mejores festivales de México demuestra que cuidar del planeta es posible. 

El fin de semana del 14, 15 y 16 de febrero fui al parque Las Estacas en Morelos para asistir al carnaval Bahidorá. Van varios años que voy a este festival de música y tengo que aceptar que cada vez me gusta más.

La música, la selva, las actividades como nadar, brincar al río, caminar en el slackline, hacer yoga, meditar, acampar, asistir a las pláticas y estar con mis amigos; todo esto se junta en un fin de semana y lo vuelve muy especial.

De lo que más me gusta de este festival carnavalesco es el tema de sustentabilidad que siempre está presente y cada año ha ido mejorando. Algunos ejemplos de lo que hace el festival para fomentar mejores prácticas ecológicas y contagiar el pensamiento y comportamiento sustentable son las pláticas sobre el medio ambiente que se dan en uno de los foros.

Otro ejemplo es que todos los productos desechables que dan (platos, cubiertos, vasos) son compostables, y ponen varios contenedores para que cuando te deshagas de algún producto, lo tires y separes en el lugar adecuado. De todo esto tienen un código de comportamiento para los participantes y establecen objetivos nuevos buscando mejorar cada año. Puedes encontrar esta información con más y mejores ejemplos en http://bahidora.com/experiencias/programa-de-sustentabilidad/

Ahora te quiero contar las experiencias personales que tuve en este festival respecto a la sustentabilidad: Al momento de hacer las maletas, mi prima y yo decidimos empacar nuestros termos. No estábamos seguras si los íbamos a usar pero decidimos que no perdíamos nada en llevarlos. Y cuando llegamos al festival nos llevamos la linda sorpresa de que habían dos puntos específicos con garrafones de agua para que ahí rellenaras tu botella, además de los bebederos del parque que están por varios lados (un poco más difíciles de encontrar).

Por otro lado, cuando nos compramos una cerveza la primera noche, no te la podían dar en la lata y tampoco la podíamos pedir en el termo que usábamos para el agua, decidimos que intentaríamos guardar el vaso para así re usarlo. A la mañana siguiente nos dimos cuenta que el vaso se había encogido (como que derretido). Fue entonces que confirmamos que eran compostables y que por el calor que hacía, ¡se deformó! Entonces decidimos guardar los vasos y re usarlos, mientras no se nos derritieran, o tirarlos en el contenedor adecuado y usar otros.

Y por último, me acerqué a uno de los foros en donde se dan las pláticas de sustentabilidad, y por más que no me quede a una plática entera este año, me dio gusto ver que otra vez la fundación Green Peace, este año trajeron lentes de realidad virtual en donde podías ver y experimentar a través de ellos distintos ecosistemas.

Creo que Bahidorá es un buen ejemplo de cómo deben ser los festivales de México y en todo el mundo. Nada nos va a quitar las ganas de reunirnos con los amigos a pasar un buen rato y disfrutar la música, pero eso no tiene por qué ser dañino con el medio ambiente. Y si todavía podemos aprender algo para mejorarlas condiciones de nuestro planeta, mejor.

× ¿Cómo puedo ayudarte?