img

¿Las flores de cempasúchil que compramos vienen de China?

Si tienes redes sociales quizá te has encontrado con las publicaciones que dicen que el cempasúchil que viene en maceta es importado desde China, al igual que la publicación que lo desmiente. En una época en la que la sostenibilidad es tema de conversación y define cada vez más nuestros patrones de consumo es importante que no nos dejemos ganar por la desinformación. 

Algunas de las publicaciones que hemos visto de este tema se tratan de verdades a medias, el primer ejemplo de ello es la afirmación de que la flor de veinte pétalos es importada de otros países. Leyendo un poco más podemos encontrar que sí hay cempasúchil cultivado en China y en India, pero no lo importan a México como flor ornamental, es decir, las flores que pones en tu altar son cultivadas 100 % en campos mexicanos. 

Ahora, no es el mismo caso cuando se trata de las semillas, dada la alta demanda de flor de cempasúchil, en especial cuando se acerca Día de Muertos, los campos mexicanos no dan a basto en la producción, por lo que algunos floricultores locales compran semillas a otros países desde antes del verano, que es cuando se inicia el cultivo. Estas semillas son mejoradas al hacer cruces de especies de la flor que generan más ventajas tanto para productores como para consumidores. 

Imagen de JimmyAguilar en Pixabay

Lo anterior no quiere decir que todos los floricultores usen estas semillas extranjeras, algunos cultivos son llevados con las semillas nativas, sin embargo los cultivos tienen a ser más pequeños y venderse o distribuirse dentro de la localidad, dejando a otros proveedores la tarea de vender en la grandes ciudades donde la demanda es mucho mayor. 

Otra de las afirmaciones con verdades a medias es que comprar el cempasúchil extranjero está acabando con la industria mexicana. Retomando un poco la afirmación anterior, el dejar de comprar las flores que provienen de semillas extranjeras solo perjudica a los floricultores mexicanos, ya que estos hicieron una inversión de dinero y tiempo en sus cultivos. 

En cuanto a la industria que mencionan, México dejó de producir a gran escala el cultivo de cempasúchil destinado a las grandes industrias de la alimentación y el textil desde principios de los 2000, ya que no podían competir contra los países predominantes: China e India. En estas industrias el cempasúchil es utilizado como pigmento para generar colores más fuertes en algunos productos de origen animal como lo son la carne de pollo y el huevo, mientras que en la industria textil se utiliza para teñir. 

En resumidas cuentas: las flores en maceta no están dañando la industria, ya que México no produce la cantidad de cultivos suficientes para suplir la demanda de cempasúchil como pigmento en el mundo, lo que hace que el país se enfoque completamente en el cultivo de flores ornamentales y cubra la demanda interna evitando la importación. 

Escrito por: Paula Trujillo Sánchez, comunicadora social y periodista. 


Fuentes: 

es_MXES
×